Relato erótico: No supe nunca como pasó eso con mi profesor

Este relato erótico, nos llega directamente de una lectora del blog, y nos hace saber que quiere que sea publicado por nosotros. Evidentemente ocultando sus datos personales e información que la comprometa. Es por ello, que a partir de ahora, la conoceremos como: Adela, y tiene 19 años. Mexicana de pura cepa, y originaria de Distrito Federal.

chica mexicana

Primer Día, conozco a mi nuevo profesor.

Nunca había sido buena en Inglés, siempre habia sido un idioma que me tenía en ascuas… Mis padres no aguantaron más las malas notas que venía arrastrando, y aunque ya fuese mayor de edad, tenía 19 años, pues decidieron saltarse el paso de consultarme previamente, y me pusieron bajo la tutela de un profesor particular para reforzar esta materia. Según escucho hablar a mi Padre, este le cuenta a mi madre que no le gusta la idea de que el nuevo profesor sea tan joven, que hubiese preferido que sea profesora, y además más mayor. Mi madre, no hacía mas que reirse, y afirmaba que había tenido buenas referencias del muchacho en el propio instituto.

Las 6 de la tarde, esa era la hora en la que tenía que aparecer el profesor por la puerta de casa, pero no fue así. Eran casi las 7 y no había llegado nadie. Mi madre desesperada por qué tenía que ir a visitar a una amiga suya enferma al hospital, me dijo que no iba a poder presentarme al muchacho, que ya lo hiciese yo misma, si es que venía…

Presentía, que iba a ser una tarde bastante aburrida, así que saque mi movil y empecé a “Whatsappear” con mis amigas; les conté que iba a venir este nuevo profesor a darme clases de inglés, pero que era un impuntual, una de mis amigas decía que le conocía y que le había dado clases a su hermana. Sentí curiosidad, y le hablé por un chat en privado.

Mi amiga Carla, me dijo que había una cosa muy fuerte, pero que muy fuerte, que si me contaba, tenía que jurarle que no saldría de esa conversación. Le dije que si, obviamente, y entonces ella… accedió a contarmelo. Sus palabras fueron tal que así:

piscina mujerMi hermana, y el profesor de inglés se enrollaron durante una clase… ¡Han estado follando durante 2 meses!

Esta pequeña historia, no hizo más que ponerme cachonda, y empecé a notar que mis braguitas se mojaban… La hermana de Carla, solo ha tenido novios que estaban muy buenos, para estar follando con este profesor… él debería de estar tremendo…

Justo cuando estaba más inmersa en mis pensamientos imaginándome como sería… sonó el timbre, me sobresalté y me fui directa a la puerta, no sin antes acicalarme un poco el pelo frente al espejo que hay en el descansillo de casa y… he de reconocerlo, desabrocharme algún botón de la camisa que llevaba. Le abrí la puerta, y justo le miré la cara, el chico lucía una sonrisa perfecta y unos ojos grises preciosos, me miraba directamente a los ojos, luego noté como miró mis labios y por ultimo clavó durante 2 segundos su mirada en mi escote. Me sentí violenta y excitada a la vez…

Era la primera vez que me veía, se supone que venía a darme clases… y ¿ya me estaba mirando de esa forma a las tetas?

Durante la clase, la cosa empezó a calentarse.

Empezamos la clase con normalidad, fue muy profesional en ese aspecto, fuimos directos al grano durante la primera media hora de clase, pero yo veía como el se comenzaba a excitar con cada minuto que pasaba después de la primera media hora, no paraba de mirarme el escote, y de mojarse los labios con su lengua… se notaba que le encantaba como era mi pecho. A mi me excitaba tener a un chico tan guapo cachondo a mi lado… entonces me quedé ensimismada mirandole, y entonces… él levantó la mirada y me vio como lo estaba mirando. Me dijo: ¡Eh! ¡tú, atenta al papel!

eroticoFue muy cortante, me sentí muy avergonzada y temí levantar más mi vista del cuaderno. No quería que pensase que me moría por un beso suyo… que horror… pasaron 2 minutos cuando pasó lo que menos me esperaba. Derrepente noté como su mano se posaba sobre mi muslo, levanté la mirada y en ese momento el me plantó un beso mientras me agarraba de la coleta. Yo gemí, tengo que reconocerlo, me salió de lo más profundo de mi, estaba deseando que pasase algo así… Con mi gemido le dí luz verde a que él siguiese manoseandome, entonces me agarró fuerte de mis braguitas, rozando fuerte su mano con mi coño… Nos besamos acaloradamente, hasta que él, derrepente paró, recogió sus cosas y se fue.

Nunca más supe de él… No se de quien fue la culpa, si mia o suya… pero se que me dejó tan cachonda que no lo olvidaré jamás esta experiencia.